¿Que hace que una tortuga sea tortuga?

 

 

La clasificación de las tortugas de acuerdo a sus características, de generales a específicas, puede sintetizarse de la siguiente manera:

 

·          Reino Animalia

 

tienen membrana nuclear, mitocondrias, carecen de cloroplastos y paredes celulares, se reproducen por fecundación y su desarrollo incluye el proceso de la meiosis, digestión interna y sistema nervioso.

 

·          Phylum Chordata

 

tienen espina dorsal

 

·          Sub-Phylum Vertebrata

 

tienen esqueleto

 

·          Super-Clase Tetrápoda

 

tienen cuatro aletas

 

·          Clase Reptilia

 

depositan huevos cleidoicos que no dependen del agua como ambiente circundante para su desarrollo, tienen pulmones y respiración aérea y un cuerpo cubierto de escamas

 

·          Orden Testudines

 

 viven dentro de un caparazón óseo, las costillas están “al revés” (fuera del cuerpo en lugar que en el interior), columna vertebral reducida, no tienen dientes, en su lugar poseen un pico formado con queratina

 

 

¿Que hace que una tortuga sea una tortuga marina?

 

 

Son numerosas las características genéticas y morfológicas que distinguen a una tortuga marina de otros tipos de tortugas; algunas de éstas son relativamente obvias. La más distintiva es la forma del cuerpo y particularmente las extremidades delanteras. Estas se han modificado hasta formar unas aletas relativamente grandes por la prolongación de los huesos que forman la porción principal de la extremidad. Las aletas permiten un robusto y poderoso braceo que simula un “vuelo” virtual con el cual parecieran desplazarse en su medio acuático. Esta adaptación morfológica se expresa en características fisiológicas y comportamientos peculiares que permiten a las tortugas marinas una notable habilidad para realizar extensas migraciones en los mares del mundo. Como en las tortugas de agua dulce, las extremidades posteriores se han modificado a una forma como de remos, poseen una membrana que se extiende entre los huesos de las falanges (a pesar de que en tortugas marinas las extremidades posteriores frecuente y erróneamente se les llama “aletas”). La concha formada por un caparazón en la región superior y el plastrón en la inferior, es aplanada en su perfil dorsal favoreciendo una línea hidrodinámica. Contrario a otro tipo de tortugas, la cabeza de las tortugas marinas es relativamente grande y al igual que las extremidades no pueden retraerla dentro del caparazón. Por ello, las tortugas marinas han perdido la habilidad de proteger la cabeza y las extremidades recogiéndolas al interior de la concha. Sin embargo, han ganado un diseño hidrodinámico más eficiente. El modo de desplazarse de las tortugas adultas cuando están fuera del agua es “apoyándose” sobre la arena, esto es, empujándose simultáneamente con todas las extremidades, este comportamiento es virtualmente exclusivo de las tortugas marinas.

 

 

Características de la Historia de Vida de las Tortugas Marinas

 

 

Cada una de las especies de tortugas marinas tienen un notable ciclo de vida especializado y complejo. Los individuos requieren de una amplia variedad de ambientes para desarrollarse, llegar a su fase adulta y completar su ciclo de vida. Con excepción de Natator depressus, que parece carecer de una fase pelágica, los ambientes de los que dependen las tortugas marinas incluyen playas, mar abierto, aguas costeras y estuarinas. Durante su ciclo de vida, cada organismo se dispersa y migra, recorriendo distancias que pueden abarcan decenas de miles de kilómetros, atravesando cuencas oceánicas y también agua territoriales de diferentes países. Para llegar a la madurez les toma varias décadas: el tiempo que transcurre desde fase de huevo hasta que regresan a la misma playa a reproducirse puede ser desde los 10 a los 50 o más años. Las tortugas marinas tienen la capacidad de vivir y reproducirse durante décadas. Normalmente, las tortugas tienen una alta productividad. El número de huevos por nido puede variar desde los 80 a 200 huevos y pueden anidar hasta 14 veces en una temporada. Una tortuga puede continuar anidando por más de 20 años. En muchas maneras, una hembra es una máquina productora de huevos. Pero, por otro lado, las tortugas tienen una elevada mortalidad durante los primeros estadios de su vida. Muchos huevos no sobreviven a la eclosión; muchas crías no se integran al mar; muchas crías al llegar al mar no sobreviven más de un día. De una fase a otra, menos y menos tortugas permanecen en la población y, al final, menos de uno en 1,000 o posiblemente menos de un huevo en 10,000 sobrevive para producir una tortuga adulta. En muchas formas, la sobrevivencia de las tortugas marinas depende de sus respuestas correctas en los tiempos correctos y la disponibilidad adecuada de condiciones específicas de ciertos ambientes. Lo anterior pudiera involucrar respuestas específicas a la luz sobre el horizonte y el recorrido exitoso de la playa al mar, la evasión de ciertos cuerpos de agua en altamar, la selección de un ambiente específico para la alimentación y refugio, o a ciertas señales emanadas de una playa de anidación particular.

 

 

 

 

Texto extraído de: J. Frazier, 1999. Generalidades de la Historia de Vida de las

Tortugas Marinas. “Conservación de Tortugas Marinas en la Región del Gran Caribe,

Un Diálogo para el Manejo Regional Efectivo” Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ÓProyecto Karumbé